| Vestidos de Princesas en una boda de cuento…
15743
post-template-default,single,single-post,postid-15743,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Vestidos de Princesas en una boda de cuento…

cortijo el chamorro

03 Ago Vestidos de Princesas en una boda de cuento…

A lo largo de la historia, los vestidos de las princesas han servido de referente para muchas novias a la hora de elegir el diseño más importante de sus vidas. Aquí os dejamos algunas curiosidades de los trajes de novia más famosos del mundo.

Grace Kelly. 19 de Abril de 1956. La ceremonia de Grace Kelly con el Príncipe Rainiero de Mónaco fue conocida como “la boda del siglo”. Como Grace era su principal actriz, la Metro Goldwyn Mayer de Holywood le regaló el traje y fue su principal diseñadora de vestuario, Helen Rose, la encargada para su creación. Un delicado modelo de cuerpo ajustado tallado en encaje francés y amplia falda, marcando cintura por un fajín y un precioso velo, también con detalles de encaje. Un modelo que aún no ha pasado de moda. Como anécdota, contaos que el diseño fue realizado en tan sólo seis semanas por 35 costureras.

La princesa Sofia. 14 de Mayo de 1962. El vestido de la novia de la Princesa Sofia, fue diseñado por Jean Desses, una creación en lamé con brocado antiguo, la novia lucio el mismo velo que lucio su madre el día de su boda, velo que tenía una longitud de mas de 5 metros, iba sujeto con una diadema de estilo imperio y rodeada de brillantes, regalo de su madre, la Reina Federica, (diadema que luciría años después Letizia Ortiz el día de su enlace con Don Felipe) y una gargantilla a juego
con los pendientes, un brazalete y anillo de diamantes.
Lady Di. 29 de Julio de 1981. Diana Spencer se casó con el Príncipe Carlos de Inglaterra y fue la boda más vista en el siglo XX. Este vestido de color marfil fue bordado con 10.000 lentejuelas de nácar y perlas perlas, 91 metros de tul y 137 metros de malla para el velo, diseñado por la pareja británica Elizabeth y David Emanuel. Con su escote en pico, grandes volados y mangas de farol cautivó a miles de mujeres dentro y fuera de Gran Bretaña, siendo la inspiración para muchos trajes de novia. Uno de los detalles que más llamó la atención fueron los ocho metros de cola, la más larga de la historia de Princesas. Hoy lo vemos barroco y recargado, pero es su momento fue lo más it. Su vestido ha sido exhibido en numerosos museos, al igual que el de Grace Kelly.
Princesa Carolina de Mónaco. 28 de Junio de 1978. En su primer matrimonio con Philippe Junot, lució un look muy juvenil y nada parecido al del resto de princesas. Un estilismo fuera de lo convencional, creado por Marc Bohan para Dior, el diseñador preferido de su madre y de otras divas como Jackie Kennedy, Elizabeth Taylor o Brigitte Bardot. Carolina llevaba un vestido de tul blanco bordado, con detalles de flores blancas, velo corto y tocado de trenzas con flores blancas.
Rania de Jordania. 10 de Junio de 1993. Fue una de las primeras bodas de la era moderna de la realeza y Rania, gracias a su elegancia natural, brilló con luz propia. Con un vestido en blanco marfil, el protagonismo del conjunto correspondía a una chaquetilla con motivos florales bordados en oro y fruncida con a la cintura. El peinado, un recogido alto, dejaba ver la belleza exótica de la actual reina de Jordania.
Mette Marit. 25 de Agosto de 2001. Este vestido de novia de crêpe de seda color marfil, confeccionado por el modisto noruego Ove Harder Finseth, tenía una línea clásica. Diseño, de manga larga ajustada, discreto escote redondo y escaso vuelo, tenía una larga cola de dos metros. El velo, de seis metros, que partía del moño sin cubrir el rostro, estaba confeccionado en tul de seda. La novia llevaba como ramo una larga guirnalda trenzada muy original con hojas verdes y una selección de flores. Optó por un peinado recogido en un moño con la raya al lado.
Mary Donaldson. 14 de Mayo de 2004. Ella escogió para confeccionar su traje de novia al diseñador danés Uffe Frank, discípulo de Armani. El vestido, tallado en satén color perla, muy entallado, llevaba mangas tres cuartos de estilo medieval, con escote de cierto toque chimenea que dejaba los hombros al descubierto. El velo de encaje era una pieza que lleva cien años en la familia real danesa y es obra de monjas irlandesas. Las joyas, actuales, eran una diadema regalo de la Reina Margarita y el príncipe consorte y unos pendientes de brillantes y perlas.
Letizia Ortiz. 22 de Mayo de 2004. Fue la boda más esperada en España. El gran Manuel Pertegaz tuvo el honor de diseñar el vestido de novia. La novia lucía un diseño de cuello “corola” bordado en hilo de plata y oro, que también adornaba la espalda y la terminación de las mangas, así como el bajo de la falda. El centro de la cola, de 4,5 metros desde la cadera y más alta y ancha de lo habitual, tenía tallado un bordado de motivos heráldicos: la flor de lis floral, la flor de lis heráldica, las espigas de trigo, los tréboles y los madroños. El manto nupcial estaba tallado en tul de seda natural de tres metros de largo y con bordados que mezclan la flor de lis y la espiga. Y como complementos unos pendientes de platino con diez diamantes, regalo de los Reyes de España, y la diadema de estilo imperio de platino y brillantes que Doña Sofía lució el día de su boda.
Victoria de Suecia. 19 de Junio de 2010. El diseñador sueco Pär Engsheden tuvo gran la responsabilidad de diseñar el vestido de novia de la princesa Un vestido muy sencillo y liso, sin ningún tipo de “adornos”, de cuello barco y tallado en seda duquesa satinada en color crema. Engsheden resaltó la cintura de la novia con un fajín abotonado en la parte posterior. Otro bonito detalle fue el escote de la espalda en forma de V, también con botones forrados. Y llamó especialmente la atención la cola del vestido con una longitud de cinco metros.
Máxima Zorreguieta. 2 de Febrero de 2002. La princesa de Valentino. Fiel a su estilo, la Princesa de Holanda lució un modelo caracterizado por la sencillez y sin estridencias ni lujos innecesarios. Un diseño de Alta Costura, de manga larga ajustada, cuello redondeado, cuerpo liso sin ningún adorno, salvo dos aplicaciones de encaje a ambos lados de la falda. Una maravillosa creación con una cola de cinco metros. El velo, confeccionado en tul de seda con detalles florales hechos a mano, estaba sujeto con una deslumbrante y valiosísima tiara de estrellas, la misma que lució la reina Beatriz en su boda con el príncipe Claus hace 35 años.

Catherine Middleton. 29 de Abril de 2011. La novia se decantó por un diseño de satén de la modista Sarah Barton para la firma de moda Alexander McQueen. Diseño de corte clásico e inspiración vintage, acorde al sencillo estilo de Kate, de color marfil y blanco satinado con escote corazón sobre el que llevaba un cuerpo de encaje francés de manga larga. La falda, con mucho volumen y una cola de tres metros de largo, también llevaba apliques de encaje y algunas flores de seda color marfil. El corpiño de satén, estrecho en la cintura y acolchado en las caderas, era de la tradición victoriana de corsetería y es un detalle que caracteriza a los diseños de Alexander McQueen. La parte trasera tenía un acabado en gazar y botones forrados de organza sujetada por lazos. La enagua fue realizada en tul de seda con adornos de encaje de Cluny.